Ellos sí que saben…

Dedicar una parte de nuestro tiempo a sacar el trabajo que se hace en las instituciones científicas fuera de estas paredes, es uno de los ejercicios más revitalizadores que un científico puede hacer. Los que lo practican, dan fe de ello. Y si este ejercicio, mental y emocional, se hace frente a un público infantil, repleto de ideas y espontaneidad, el resultado supera las expectativas. Este vídeo es el resultado de la propuesta que nos hicieron unos jovencitos divulgadores científicos para acabar con el problema de la contaminación marina en un Taller que organizamos sobre “Divulgación científica de los problemas ambientales“. Fijaros qué claro tuvieron cómo acabar con el problema (en 38 segundos!)…Con esa alegría y determinación, seguro que llegarán lejos en esto de la divulgación científica… aunque, a la vista de la “ardiente” actualidad en Galicia, no es previsible que esto les sirva para llegar lejos en la gestión de los problemas medioambientales…

PD: Este es el story board que nos propusieron los chavales para contar su visión de cómo acabar con el problema:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − siete =