Prestige: ¿Qué hemos aprendido desde entonces?

El 13 de noviembre de 2002, durante una tormenta, el petrolero monocasco Prestige se accidentó frente a la Costa da Morte, en el noroeste de España. Transitaba cargado con 77.000 toneladas de fuel. Tras varios días de maniobras para rescatarlo y/o alejarlo de la costa gallega, se acabó hundiendo a unos 250 km de la costa, en el epicentro de una de las áreas marisqueras y pesqueras más productivas del planeta. El vertido de la carga causó una de las catástrofes medioambientales y económicas más grandes de la historia de la navegación.

La salud de nuestros océanos from Divulgare on Vimeo.

Este desafortunado incidente, sin embargo, sirvió para que expertos en la materia y otros técnicos que todavía no lo eran, se pusieran a trabajar y fueran acumulando experiencia en la lucha contra la contaminación marina.

Un ejemplo de este esfuerzo, y de los logros que se pueden conseguir cuando se arrima el hombro, lo constituye la serie de proyectos europeos Arcopol en la que desde Divulgare venimos aportando nuestro granito de arena tratando de mostrar a la sociedad los avances que hacen los técnicos en esta lucha. El objetivo de los proyectos Arcopol es mejorar la seguridad marítima en el espacio atlántico y reforzar la protección de las regiones costeras frente a la contaminación marítima.

Ahora podemos decir que, en lo que respecta a la parte técnica al menos, tenemos mucho más claras las metodologías de trabajo y los protocolos de actuación que hace unos años. Son los frutos, amargos, de un desastre, pero frutos en definitiva.

How to act in case of a chemical spill? from Divulgare on Vimeo.

 

En el canal de vídeos de Arcopol podéis ver una parte del trabajo realizado en este proyecto internacional.

Por supuesto que no debemos de olvidar, pero que al menos estas catástrofes nos sirvan para generar conocimiento y construir un futuro cada vez más digno.

 

 

Mayday, Mayday, Mayday. S.O.S. en la costa ¿Qué hago?

Agrestes acantilados rocosos, playas de fina arena, humedales ricos en vida, ecosistemas dunares prístinos o productivos estuarios ocupan el litoral de la costa de Galicia. Pero esta costa trabajada por el embate del mar durante miles de años, tiene muchas otras particularidades que la hacen peculiar frente a otras áreas litorales. A la complejidad de su orografía, se unen la sobrepoblación, la dependencia que sus habitantes tienen de esta costa, la segregación de la población en un número de municipios interminable (2 millones de personas, el 75% de los habitantes de Galicia, viviendo en 81 municipios costeros y explotando sus recursos) y el hecho de que sus aguas forman parte de uno de los corredores marítimos más transitados del mundo. Todo esto hace que cualquier tipo de gestión urgente que se quiera hacer resulte, cuando menos, compleja. Y eso sucede, por ejemplo, en episodios de contaminación marina accidental. Todavía tenemos recientes los problemas y la confusión que se produjo cuando gran parte de este litoral se vio expuesto hace unos años al vertido de un petrolero de nombre Prestige… Cuando llega el momento de enfrentar un evento de contaminación marina en ambientes de esta complejidad económica, política, social y medioambiental, hay que tener en cuenta una gran cantidad de información. Afortunadamente hoy en día disponemos de estupendos profesionales perfectamente especializados en muchas cuestiones concretas. A las excelentes bases de datos ya existentes, se suman las ingentes cantidades de información que se generan in situ en tiempo real. Toda esta información, pre-existente y de nueva generación, debe de llegar en el menor tiempo posible y de una manera lo más clara y concisa posible, a los gestores que deberán de tomar decisiones críticas.

Y es que, desde el mismo instante en que se produce una alerta de vertido, el intercambio de información entre observadores, modeladores (aquellos profesionales que realizan los pronósticos), y gestores debe de ser fluido y directo. Es esencial que así sea para que las operaciones de respuesta resulten en un manejo eficiente de la situación.

En el proyecto ARCOPOL Plus han elaborado unas guías de trabajo en las que aconsejan de una manera práctica, mediante recomendaciones, cómo sintetizar las comunicaciones en el proceso de generar información valiosa para gestionar una crisis marina por un vertido contaminante.

ArcopolPlus: (english) Monitoring, observations, predictions and communications during a marine spill. from Divulgare on Vimeo.

En este vídeo se muestra gráficamente los pasos que se deben de ir dando para gestionar de manera eficiente el proceso. Algo, a priori tan sencillo como permitir que los observadores recopilen en un primer momento información fiable y valiosa con la que los encargados de los modelos puedan pronosticar la deriva del vertido, es de gran utilidad. Una vez que los gestores conocen el pronostico de deriva del vertido y las condiciones ambientales, deben de realizar una valoración de los recursos en peligro (humanos, económicos y medioambientales) y tomar la decisión de dónde, cómo y con qué medios atajar el vertido.

Muchas de estas cosas pueden parecer obvias pero … es conveniente dejar claros estos protocolos y probarlos de vez en cuando en entrenamientos multidisciplinares. A todos nos vienen a la mente seguramente sucesos en los que, por intereses personales, o situaciones de máximo estrés, no se han seguido estos protocolos, con las consecuencias nefastas que estas irresponsabilidades tienen en ocasiones. Sólo mediante el entrenamiento periódico en estos protocolos se conseguirán ir puliendo errores e interiorizando procesos.